"Diferentes noches, diferentes personas, quieren, no quieren, aman, no aman, alguien se enamorará, alguien se quedará atras, alguien se pasará de la raya, alguien se cansará Y dejará de querer... No lo enciendas y no lo extingas, no creas, no temas, no preguntes y cálmate... En algún lugar hay un montón de nosotros pero es insuficiente; en las carreteras habrá una incursión... Alguien se arriesgará y alguien fallará, alguien entenderá pero no ayudará... No creas, no temas y no preguntes"

(Ne ver', ne boysya, ne prosi-t.A.T.u.)

8 feb. 2017

¿Cómo sería la tierra sin humanos?

     
Fotografía: Aileen Zaera


     Los humanos modernos, desde sus inicios, se han diferenciado del resto no por adaptarse rápidamente al entorno, sino por adaptar el entorno a ellos, a sus necesidades básicas, desde la creación de prendas hasta el cultivo y las viviendas, estando todo esto acompañado de una serie de descubrimientos y creación de herramientas de todo tipo.

      Ha sido este proceso evolutivo a nivel de habilidades e inteligencia, por siempre querer algo mejor (una herramienta más resistente, un fuego más duradero y grande, una vivienda más sólida, cosechas y alimentos más abundantes, entre otras), el que ha ocasionado que nos sintamos menos "salvajes" y más importantes que la tierra y el resto de la naturaleza, y, desafortunadamente, ocasionemos la pérdida del balance natural: queremos más, y lo queremos más rápido, sin importar el costo.

     Las personas realizan, hoy en día, cientos de campañas para salvar los bosques y las especies que allí habitan, tratando de frenar el impacto ambiental y el calentamiento global, pero lo que no se detienen a observar es que los verdaderos motivos para detener este cambio climático es por nuestra propia supervivencia, ya que toda la naturaleza evoluciona para adaptarse a las circunstancias, algunas especies desaparecen y otras ocupan su lugar, pero nosotros ya no podemos adaptarnos de nuevo lejos de las comodidades de la vida moderna.

     La tierra sin humanos seguiría siendo un lugar salvaje como lo es, sin duda alguna, actualmente, pero sería un lugar equilibrado, con todas las variedades de especies vivas cumpliendo su función para mantener el delicado equilibrio de la naturaleza en un ciclo sin fin.